Argumento y trama - Néstor Belda

Argumento y trama, el corazón del proceso creativo

Siempre digo que no hay historias malas, solo historias mal contadas. Traducido a términos un poco más técnicos —o literarios—, sería que un buen argumento fracasará si la trama está mal diseñada. Si se tiene un buen argumento y la historia falla, ¿qué ha pasado?

Casi todos los escritores sabemos qué es argumento y qué es trama, y si no lo sabes, ya deberías ponerte a eso, son dos herramientas esenciales. De hecho, todos los artículos que he leído se limitan a definir los respectivos significados, y ahí acaba la cosa, como si no tuviera más trascendencia. Es más, pareciera que argumento y trama son conceptos más propios del análisis literario —reseñas, críticas, etcétera— que herramientas del proceso creativo del escritor, a tal punto que los términos argumento y trama suelen ser utilizados indistintamente, como si no hubiese diferencias.

Casi todos los escritores sabemos qué es argumento y qué es trama, y si no lo sabes, ya deberías ponerte a eso: Son dos herramientas esenciales del proceso creativo. Clic para tuitear

Sin embargo, existe una relación estrecha en argumento y trama, y esta conexión se establece en el proceso creativo. La escritura de la historia —el cuento o la novela que leerá el lector— es la culminación del proceso. Antes de eso, hemos concebido el tema, desarrollado el argumento y diseñado la trama, aunque solo sea mentalmente. La relación entre argumento y trama, entonces, es una herramienta básica de diseño y construcción de la historia.

Algunos dirán: «a veces (o siempre) yo empiezo a escribir sin saber a dónde voy». Vale, a mí también me pasa. Sin embargo, antes de poner el punto final, antes de la culminación del proceso, tendremos claro clarísimo tema, argumento y trama. Si no es así, acabarás como Sísifo.

Argumento y trama: La diferencia

Lo primero es analizar la diferencia entre argumento y trama, la cual surge, principalmente, de la cronología de los hechos.

Argumento y trama - Emma ZunzMejor si lo vemos con un ejemplo. En «Emma Zunz», de Jorge Luis Borges, el relato comienza el 14 de enero 1922, cuando la protagonista recibe la carta de Brasil. No obstante, la historia «cronológica» se remonta a 1916, cuando el padre de Emma, Emmanuel Zunz, le confía quién es el autor del desfalco.

El argumento es el resumen cronológico de la historia, que en «Emma Zunz» comienza en 1916. La trama, en cambio, puede seguir el orden cronológico del argumento o desordenarlo, por decirlo de algún modo, como ocurre en el cuento de Borges, que empieza en 1922 y luego rompe la secuencia cronológica introduciendo una analepsis para rescatar la información de 1916.

El argumento es lo que queremos contar; la trama es cómo lo vamos a contar. La diferencia es inmanente al proceso de planificación: Concebimos el argumento y, a continuación, diseñamos la trama, la arquitectura de la novela, o la estrategia narrativa. Sin esos dos elementos —argumento y trama— perfectamente definidos, no hay base sólida para avanzar en el desarrollo de la famosa escaleta, ni para disponer las coordenadas temporales, los escenarios, los personajes, las escenas, las relaciones de causalidad, etc.

A partir de esa «arquitectura narrativa», el escritor despliega la línea de acción, que viene a ser lo que el lector leerá. El proceso del lector es inverso al proceso creativo.

El argumento es lo que queremos contar; la trama es cómo lo vamos a contar. La diferencia es inmanente al proceso de planificación: Concebimos el argumento y, a continuación, diseñamos la trama, la arquitectura de la novela. Clic para tuitear

El lector lee la línea de acción (la novela o el cuento), percibe la trama, deduce el argumento e interpreta el tema. En el proceso creativo —el teórico—, el escritor concibe el tema, desarrolla el argumento (que será la metáfora del tema), diseña la trama y, finalmente, escribe la historia (la línea de acción).

Entonces, argumento y trama no son dos conceptos abstractos y improductivos. Todo lo contrario. Son dos herramientas básicas del proceso creativo de un escritor, seas de mapa o de brújula.

Puedes leer también: «Tema, argumento, y trama», «El poder de la pregunta dramática» .


Photo by Arturo Castaneyra on Unsplash

Comentar