Sobre cómo planificar una novela – parte II

En la primera entrega sobre cómo planificar una novela (Link), había determinado que la mía rondaría las 87.500 palabras y las había distribuido en Planteamiento (18.000), Nudo o Desarrollo (51.500) y Desenlace (18.000).

Llegado a ese punto, lo siguiente era estimar la cantidad de capítulos necesarios y aquí entra en juego la planificación del argumento. Como dije en el artículo anterior, estas matemáticas literarias son nieve frita sin algunas certezas previas: el desarrollo argumental. ¿Lo tienes claro en tu cabeza? Si tu respuesta es sí, entonces no hay más que ponerse a escribir un resumen argumental por capítulos, es decir, en el orden cronológico natural de los hechos, que podrá coincidir, o no, con el orden cronológico de la trama (ver Tema, argumento y trama). Un ejemplo, muy cutre, por cierto, pero ponedle imaginación: (más…)

Sobre cómo planifico mi novela I

Hace unos cinco o seis años escribí un cuento, el más largo que he escrito y que, aun así, me dejó cierta sensación de escasez, de que merecía una novela. Desde ese entonces, la idea fue tan persecutoria, que poco a poco el tema, el argumento, la trama, los personajes… estuvieron a punto. Incluso el título y para qué querría escribirla. Solo faltaba eso, escribirla. (más…)