Sobre cómo planificar una novela – parte II

En la primera entrega sobre cómo planificar una novela (Link), había determinado que la mía rondaría las 87.500 palabras y las había distribuido en Planteamiento (18.000), Nudo o Desarrollo (51.500) y Desenlace (18.000).

Llegado a ese punto, lo siguiente era estimar la cantidad de capítulos necesarios y aquí entra en juego la planificación del argumento. Como dije en el artículo anterior, estas matemáticas literarias son nieve frita sin algunas certezas previas: el desarrollo argumental. ¿Lo tienes claro en tu cabeza? Si tu respuesta es sí, entonces no hay más que ponerse a escribir un resumen argumental por capítulos, es decir, en el orden cronológico natural de los hechos, que podrá coincidir, o no, con el orden cronológico de la trama (ver Tema, argumento y trama). Un ejemplo, muy cutre, por cierto, pero ponedle imaginación: (más…)

6-reflexiones-para-entender-tus-herramientas-de-escritor

6 reflexiones para entender tus herramientas de escritor

Herramientas de escritor. Cuando pienso en ellas, imagino donuts.

Vivo en un pueblo pequeño de la costa mediterránea. Hay varias panaderías; dos de ellas hacen unos donuts que, puestos uno al lado del otro, son idénticos. Pero no saben igual. De hecho, mi familia siempre me recuerda que compre «los de la Moni». Con toda seguridad, en ello influirá la calidad de los ingredientes, la forma de mezclarlos, el modo de amasar, el leudado, el tiempo y la temperatura del horneado, la experiencia y, lo más importante, el toque personal del pastelero. (más…)